MASAJE ZEN

UN MASAJEADOR PARA CADA OCASIÓN... ¿QUE NECESITAS?

Cuando tenemos alguna dolencia muscular pensamos siempre en un buen masaje que nos quite ese dolor o daño, pero también pensamos en un masaje cuando queremos activar nuestra circulación para reducir la celulitis, por ejemplo, o un buen masaje para relajarnos.

Sea para una cosa u otra, cuando hablamos de masaje nos imaginamos en la consulta de un masajista, pero os traemos toda la información necesaria para que podáis encontrar un buen masajeador para usarlo en casa sin necesidad de ir a que te lo hagan en ningún lugar y de forma costosa.

¿Sabes qué es un masajeador y para que sirve? Te lo contamos todo.

Los masajeadores son dispositivos manuales o eléctricos que al ponerse encima de ciertas zonas de nuestro cuerpo, reducen o alivian el dolor,reducen la tensión muscular, eliminan la fatiga y el cansancio, entre otros beneficios. Estos aparatos simulan el trabajo de un masajista e intentan proporcionar unos resultados como si nos hiciéramos el tratamiento en un centro especializado.

Tipos de masajeadores. Manuales y eléctricos.

La variedad de masajeadores que encontramos en el mercado hoy en día es muy grande. Nos podemos encontrar desde el más sencillo y simple, manual, o eléctrico con una sola velocidad, hasta el más sofisticado, con numerosas funciones.

Elegir un masajeador u otro dependerá del usuario y de su capacidad económica y por supuesto, de para qué lo va a necesitar. Hay masajeadores para cuidarse tanto de dolencias o estéticamente, como masajeadores celulíticos o faciales, para activar el riego sanguíneo, por ejemplo, hay masajeadores de espalda, de cervicales, masajeadores de cuello, masajeadores de cabeza para relajar, hasta masajeadores íntimos tenemos en el mercado, que si os interesa, más adelante hablaremos de ellos como de todos los que ahora estamos nombrando.

Los masajeadores más comunes son los manuales, ya que a parte de ser los más económicos, una de las grandes ventajas que tienen, son los más sencillos de usar. Para usarlos, simplemente pasamos el masajeador por la parte del cuerpo o cara que deseamos tratar, con la ayuda de las manos, centrándonos en los puntos de mayor tensión o en los puntos que deseamos tratar o masajear.

A parte de los manuales, están los eléctricos, que aunque dependen de para lo que sean o vayan a ser utilizados y por supuesto, dependerá de lo sofisticados que sean, pues serán más o menos costosos, aunque hay para todos los gustos y bolsillos. A pesar de ser algo más costosos que los manuales, una gran ventaja que tienen es que no tenemos que tener ningún tipo de esfuerzo a la hora de usarlos, o si no ningún esfuerzo, casi ninguno, ya que el esfuerzo mayor lo hace el propio aparato y nosotros solo tenemos que ponerlo sobre la zona a tratar, salvo que sea algún masajeador de tamaño mayor y que seamos nosotros los que nos pongamos sobre él, como puede ser el caso de sillones masajeadores, por ejemplo.

También el precio del masajeador y su tamaño va a depender de si es para uso casero o para un lugar de trabajo, un salón de belleza donde hagan tratamientos donde se requieran masajeadores, centros capilares para masajes para reactivar el flujo sanguíneo del cuero cabelludo, centros de fisioterapias, donde normalmente son los fisioterapeutas los que hacen esos masajes de tratamiento pero que pueden hacer uso de masajeadores eléctricos o manuales para alguna de sus técnicas.

Los dispositivos con radiaciones infrarrojas, es el recurso más utilizado por los fisioterapeutas debido a su acción anti-inflamatoria. Estos rayos estimulan la circulación de la sangre, mejoran la comunicación entre las células y reducen la acumulación de ácido láctico que causa dolor sobre todo en los atletas y deportistas.

Para las tensiones del día a día, podemos hacernos con un buen masajeador eléctrico que puede ser la solución ideal y usarlo las veces que deseemos en nuestra casa y cada vez que lo necesitemos. Como sabemos, estos dispositivos son fáciles de usar y pueden deshacer los nódulos musculares causados por el estrés.

Permiten ejercer una acción que va desde lo leve y moderado hasta lo fuerte y contundente sin causar daños a la salud, siempre y cuando se utilicen atendiendo las instrucciones del fabricante. Después de un día agotador, un masaje en la parte posterior de la espalda o en los pies pueden dejarnos con la sensación de que acabamos de despertar después de dormir muy bien por la noche.

En la actualidad, hay modelos para masajes que pueden ser instalados en una silla o en la cama y que no requieren intervención manual, con formato de cinta de correr.

El funcionamiento de este tipo de masajeador no tiene misterios. Estos equipos modernos son bastante prácticos y capaces de proporcionar todos los beneficios deseados sin mucho esfuerzo.

Para el uso doméstico, si buscamos un masajeador para descargar los músculos de la espalda o relajar esa zona, el modelo más indicado es el que ejercita los músculos del trapecio, que se encuentra en la parte posterior, entre el hombro y el cuello.

Este aparato brinda el más clásico de los masajes, pero también el más reconfortante, debido a que esta es la zona en donde se acumula la mayor parte de la tensión generada por el estrés y el cansancio. Las personas que pasan muchas horas delante del ordenador o llevan una gran cantidad de peso por lo general sienten una gran molestia en ese sitio, lo que a menudo llega a ser extremadamente difícil de soportar.

Masajeadores, ¿para qué lo necesitas?

Como ya hemos hablado anteriormente, nos encontramos en el mercado infinidad de tipos de masajeadores para diferentes finalidades, los más utilizados o más conocidos, son los que se usan para problemas de dolores musculares, para relajar zonas de nuestro cuerpo y hay una gran variedad para tratar diferentes zonas del cuerpo y diferentes necesidades, con sensor de calor, movimientos circulares, rodillos rotatorios, etc... A continuación, te hablamos de los más vendidos o más solicitados.

Masajeador de Pies: se utiliza sobretodo para masajear y relajar los músculos de los pies utilizando técnicas como la vibración, rotación de rodillos, calor o agua.Hay verdaderas maravillas en el mercado, que hacen su función de manera espectacular. 

Este tipo de masajeador puede ser eléctrico o manual, los manuales como ya hemos dicho anteriormente, son más económicos pero debes hacer tú mismo el trabajo , salvo que alguien lo haga para ayudarte, sin embargo los eléctricos, aunque son algo más costosos, hacen solos todo el trabajo, y tú solo debes sentarte, ponerlo a funcionar y relajarte.

Los masajeadores eléctricos para pies los hay de varios formas y modelos, pero los más usuales y completos suelen ser pequeños baños que se llenan de agua y que constan hasta de resistencias para calentar el agua a la vez que contienen en su base rodillos que se mueven para masajear toda la zona plantar, algunos hasta pueden masajear los tobillos y las pantorrillas para dar un masaje integral a la zona, deberéis elegir el que mejor se adapte a vuestras necesidades, ya sea eléctrico o manual.

Masajeador de espalda: este tipo de masajeador es uno de los más conocidos y los hay de varios modelos, y pueden ser manuales o eléctricos.

Este tipo de masajeadores cuya función es aplicar un masaje en la espalda, cuello y zona lumbar es ideal para usuarios que pasen mucho tiempo sentados en su trabajo, ya que cuenta con la posibilidad de masajear sobre la cintura y lumbares afectadas por la mala postura, siempre que sean eléctronicos, cuando se trata de masajeadores de espalda manuales, deben de utilizarlos personas que entiendan y sepan usarlos, para evitar daños mayores y complicar la dolencia en lugar de mejorarla.

Suelen ser de madera y su precio es económico siempre que su mecanismo no sea muy sofisticado.

Respaldo Masajeador: Es un dispositivo que sirve para masajear la espalda y las lumbares que se puede instalar en cualquier silla o sillón. Su uso y versatilidad lo hacen ideal para toda la familia. Normalmente dispone de funciones de calor, rodillos y diversos programas para que cada uno pueda customizar las opciones de masaje a su gusto y lograr el tratamiento ideal. Como ya habréis deducido, este tipo de masajeador es eléctrico, pero actúa de manera infalible para relajar toda esa zona de nuestro cuerpo y aunque su precio puede variar y ser algo elevado, es mucho más económico que un sillón masajeador completo, así que podríamos decir que este tipo de aparato es la versión low cost de estos sillones tan de actualidad.

Sillón Masajeador: como acabamos de decir es la versión más sofisticada para masajear sobretodo la zona de la espalda y lumbares, aunque los hay con reposapies que también realizan masajes en los gemelos y laterales de éstos para descargar esa zona que tanto se resiente cuando estamos mucho tiempo de pie, por ejemplo. Es un sillón eléctrico cuya función es aplicar un relajante masaje en la espalda y piernas.

Generalmente te permite configurar diferentes parámetros para lograr el masaje ideal para vos entre una serie de opciones sobre las zonas a tratar, la intensidad del masaje, la aplicación de calor y mucho más. Este tipo de masajeadores son bastante costosos, pero si puedes hacerte con uno, disfrutarás diariamente de sus funciones y será como tener un masajista en casa cada vez que llegues después de una larga jornada de trabajo, merece la pena, y además actualmente hay una gran variedad de formas y modelos y diferentes tapizados para poder adaptarlos en cualquier entorno de tu hogar para que no distorsione mucho de la decoración.

Masajeador Cervical: Es un masajeador eléctrico capaz de realizar un masaje en el cuello y parte superior de la espalda, una de las zonas del cuerpo donde se concentra mayor tensión. Puede utilizarse en otras zonas del cuerpo, como piernas, pantorrillas, zona lumbar y hombros. 

Es un aparato muy reducido en tamaño pero puede abarcar a tratar muchas zonas diferentes, lo que lo hace muy práctico y aunque pueda ser de precio algo elevado según la marca y funciones, es una buena opción si queremos relajar nuestro cuerpo de forma sencilla y rápida sin esperas en clínicas fisioterapeúticas con su consecuente gasto económico contínuo.

Masajeador Shiatsu: si hablamos de ahorrar dinero en costosos tratamientos de masajes para tratar alguna dolencia de nuestro cuerpo, este masajeador shiatsu es ideal para eso, está diseñado para realizar una versión automatizada de la terapia de masaje Shiatsu, estos masajeadores intentan estimular los principales puntos de acupuntura en el cuerpo para mejorar el flujo de energía en el cuerpo y los resultados son de los más profesionales, aunque tendremos que optar por un masajeador de buena calidad para que sea altamente efectivo en este caso.

Si lo que necesitamos, cuando buscamos un masajeador, es un aparato para una finalidad estética, en el mercado podemos encontrar una gran variedad de masajeadores destinados para tal fin y que funcionan dando resultados espectaculares, como si de los mejores profesionales se tratara. A continuación, os comentaremos los más utilizados para este tipo de tratamientos estéticos.

Masajeador Capilar: Comenzamos hablando de unos masajeadores muy demoda en estos últimos años, ya que eso de la caida del pelo sigue siendo algo que preocupa a muchas personas, sobre todo a hombres jovenes que debido a la vida de estrés y prisas que llevamos últimamente se ven afectados por la caida del pelo de forma estrepitosa, por lo que recurren a costosos productos y tratamientos para mejorar ese aspecto de su cuerpo que tanto les preocupa. Existen tanto eléctricos como manuales, y permiten aplicar masajes capilares para lograr un cuero cabelludo más sano, mejorando la irrigación, evitando la pérdida de pelo y dándole vitalidad a la raíz del cabello. 

Son usados normalmente en centros de belleza capilar y peluquerías, y suelen ser bastante costosos por lo que su uso de forma doméstica es casi inusual, por que entre otras cosas, para que los resultados sean reales y efectivos deben complementarse dichos masajes con tratamientos paralelos para fomentar su acción y recuperar la vitalidad del cabello perdida por alguna causa que no sea la hereditaria, ya que ese tipo de problemas capilares ni el mejor masajeador del mundo hará que el cabello perdido vuelva a recuperarse, aunque si que mejorará su aspecto o retrasará lo que será una realidad con el tiempo.

Masajeador Facial: Uno de los más conocidos a nivel de belleza y que más funciones o variedades presenta. Puede ser eléctrico o manual y permite aplicar masajes en distintos puntos del rostro con el fin de reducir las bolsas debajo de los ojos y ojeras, relajar los músculos y eliminar las arrugas que resaltan los primeros signos de envejecimiento. 

Puede encontrarse en formatos más básicos para un uso doméstico, que normalmente son manuales en madera tratada y no tienen un precio muy elevado, dan buenos resultados si se usan correctamente, aunque los eléctricos son más eficaces y rápidos a la hora de notar los espectaculares resultados. Lógicamente, en los centros de belleza se encuentran este tipo de aparatos masajeadores de forma eléctrica y mucho más sofisticados, lo cual hace que en cada sesión que se haga ya se empiezan a notar resultados evidentes. buen masajeador facial puede ayudarnos en el cuidado de la piel y en la relajación muscular facial. Básicamente, hay dos movimientos recomendados: movimientos circulatorios que estimulan el sistema circulatorio y permiten un mejor transporte del oxígeno y de los nutrientes de la piel.

Esta queda así más tersa, brillante y sana. Además, facilitan la absorción de los productos de belleza que se aplican con el masaje facial. Y los movimientos relajantes que relajan los músculos de la cara, disminuyendo la tensión y reduciendo por tanto las arrugas. Estas sensaciones de relax, además, ayudan a aliviar el estrés y traen múltiples beneficios a nivel general.

Masajeador anticelulítico: El día a día, el estrés que llevamos y en general la vida que llevamos hoy, puede ser un motivo para desencadenar la aparición de la temida celulitis, por fortuna, la tecnología y la industria cosmética se han apuntado mayores éxitos en los tratamientos de reducción de grasa para alisar la piel, gracias a la evolución de este aparato masajeador que es un dispositivo que masajea la piel para poner en movimiento el sistema linfático, las grasas localizadas, mejorar la circulación sanguínea y promover la excreción de toxinas. 

Pero, ¿qué es la celulitis? Para quíen no sepa lo que es, la celulitis es una afección estética de la piel del cuerpo, que no pone en riesgo la salud, pero deteriora la autoestima de quien la sufre. Afecta a la mayoría de las mujeres y su aparición no siempre está condicionada al exceso de peso, pues también puede observarse en personas delgadas. 

Las causas más conocidas son: antecedentes familiares, si los padres la padecen, la descendencia heredará la predisposición. Alteración de la producción hormonal, los altos niveles de estrógenos están asociados con la formación de edemas y retención de líquidos. Edad, con el tiempo, se reduce la producción de colágeno. 

El sedentarismo y estrés, la vida de hoy, en la que se hace poco ejercicio físico y se acumulan muchas tensiones, favorece las deficiencias circulatorias y el desarrollo de celulitis, como hemos dicho anteriormente. La ingesta de alcohol y tabaquismo producen deshidratación de la piel y el consumo de sal también, el consumo de azúcar, que se almacena en forma de grasa. Una vez que la celulitis estética toma lugar en la piel, no desaparecerá espontáneamente.

Por eso, mientras más temprano te apliques un buen tratamiento anticelulítico con un masaje efectivo, mejores resultados obtendrás, y con un buen masajeador, se puede conseguir. Este dispositivo simula el masaje con el movimiento de cabezales. En el mercado existe gran variedad en venta. Se diferencian los siguientes tipos, los de masaje por vacío, que consiguen su efecto mediante la succión y los de masaje a presión. Estos, los conseguirás manuales y eléctricos.

El de función manual, utiliza rodillos o bolas con nodos, surcos o pequeños dientes para estimular la circulación y el masajeador eléctrico actúa mediante rodillos o platos que, al igual que los manuales, poseen nódulos, surcos o pequeños dientes. Algunos incluyen calor por medio de infrarrojos y otros, ultrasonido para aumentar el poder del masaje, acelerar la eliminación de toxinas, aliviar la tensión muscular y alisar la piel.

Para elegir el que mejor se adapte a tus necesidades, conviene que tengas en cuenta una serie de factores, como son la zonas de uso, para conseguir mejores resultados, debes usar tu masajeador, en cada zona afectada, siempre en forma circular, de abajo hacia arriba y aprovechar su regulador de intensidad: más suave para las más sensibles y mayor intensidad para las más consistentes. También hay que tener en cuenta el diseño y ergonomía, la mayoría de estos dispositivos, contempla un diseño especial para su uso con aceite, gel, cremas o lociones anticelulíticas desde distintos puntos de presión. 

Deberemos tener en cuenta también, el tamaño y el peso, ya que debemos cerciorarnos de que podamos llegar a todos los puntos necesarios para tratar esa zona necesitada de nuestro cuerpo, los modelos más actuales son pequeños y ligeros de peso, lo que facilita que puedas hacer el masaje por tu cuenta, además de que ocupan poco espacio.

Muy importante también el número de cabezales y la función de calor, la cantidad de cabezales es importante porque permitirá mayor versatilidad en los masajes. Según la forma y funciones de los mismos, se adaptarán a cada problema: celulitis, flacidez, tensión muscular o como quemagrasas. La función de calor ayuda a tonificar y desintoxicar las zonas afectadas por la celulitis, además de que proporcionarán alivio contra el estrés, la circulación y la inflamación de articulaciones.

Los masajeadores normalmente hacen poco ruido, que es una gran ventaja, al momento de utilizarlos y disponen de buena autonomía generalmente, los que admiten baterías, tienen la ventaja de que pueden trasladarse y funcionar por el tiempo que la batería permita, hasta que pueda recargarse. Normalmente estos aparatos se conectan directamente a la red eléctrica, por lo que recomiendo que revises la longitud del cable del enchufe.

En el mercado hay disponibles masajeadores de este tipo que pueden usarse bajo el agua. Los modelos manuales cumplen este requisito sin problemas, pero con los eléctricos no debes exponerlos bajo el agua. Podemos encontrar de diferentes precios, desde los 9 euros los modelos más básicos y manuales, hasta incluso los 100 euros o más, todo dependerá de lo sofisticados que sean, los eléctricos con distintos cabezales y diferentes funciones de masaje. 

Masajeador sexual: Como ya hemos dicho anteriormente, dentro de los tipos de masajeadores que hay en el mercado, os comentamos que también hablaríamos de los masajeadores sexuales y a ello vamos, os contamos todo lo que necesitas saber sobre ellos.

Utilizar un masajeador para parejas es una forma maravillosa de empezar a explorar nuevos deseos sexuales. Cuando ambos os beneficiáis de una nueva incorporación en la habitación, ello hará que más adelante te sientas más abierta a la posibilidad de incorporar nuevas prácticas. Diferentes estudios sobre el tema, afirman que compartir los deseos e intereses sexuales pueden aumentar la satisfacción sexual, en especial en las mujeres. Así que diviértete, ponte cómoda, y no dejes de reír, suspirar y acurrucarte.

Estos masajeadores consiguen llegar a todas las zonas clave de ambos miembros de la pareja. El extremo más pequeño se introduce en la vagina, mientras que el más largo descansa sobre los labios vaginales y emite estremecedoras vibraciones sobre el clítoris.

Durante las relaciones sexuales, éste ejerce presión sobre tu punto G y su pene: y la sensación es maravillosa. Simultáneamente, tus movimientos frotarán la cabeza del masajeador sobre los labios vaginales y el clítoris, provocando intensas sensaciones para ambos.

No te preocupes, se adaptará a tu cuerpo, sólo debes asegurarte de adquirir un masajeador de alta calidad fabricado con silicona de grado médico suave y flexible. Además de incrementar el placer, los masajeadores para parejas ofrecen muchas otras ventajas. Durante el orgasmo, tu cerebro y el de tu pareja, produce la hormona llamada oxitocina, también conocida como la “hormona del amor”. La oxitocina es la causante de ese feliz sentimiento de intimidad justo después de alcanzar el orgasmo, pero según estudios recientes cumple más funciones.